El aceite de oliva se ha convertido en uno de los alimentos que más beneficios aporta al organismo. Estos beneficios se deben a los ácidos monoinsaturados, a los polifenoles y al acido oleico presentes en el aceite de oliva virgen extra.

Ahora, gracias a un nuevo estudio, una nueva propiedad del aceite de oliva virgen extra ha sido descubierta. El aceite de oliva es capaz de regular el apetito.

Según el estudio, el aceite de oliva virgen, tiene la propiedad de mantener la sensación de saciedad. De esta forma el aceite de oliva virgen extra puede ser una gran herramienta para las personas que deseen bajar de peso porque disminuye la cantidad de comida necesaria para sentirse satisfecho.

Un nuevo estudio ha desvelado que el aceite de oliva ayuda a calmar el apetito.

Para la realización de este estudio se utilizaron ratas como cobayas. En el estudio se comprobó que cuando el acido oleico llegó al intestino delgado se transformo en una hormona oleitanolamida que ayuda a reducir la sensación de hambre.

Si tenemos en cuenta todos los beneficios que aporta el aceite de oliva virgen extra nos damos cuenta de que el aceite regula el apetito, por consiguiente ayuda a perder peso sin tener la sensación de pasar hambre y al mismo tiempo esta reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos y ayudando a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Por todos estos motivos y de confirmarse estas nuevas propiedades el aceite de oliva virgen extra podría ser de gran ayuda para las personas que desean perder peso.